La sed de los hipópotamos

Hay muchas teorías acerca de cómo curar el hipo. Una de ellas se basa en lo ocurrido mucho tiempo atrás en una zona poco conocida de África, cuando una sequía asoló los ríos y lagos donde una familia de hipopótamos se refrescaba.

hiposenlapanzaEran épocas en que los humanos experimentaban con rituales para controlar la naturaleza, y los animales sabían que la sequedad se debía a un conjuro que salió mal. Cuando ya iban tres días sin que se resolvieran las cosas, uno de ellos decidió hablar con los humanos.  En aquel entonces todos convivían sin problema, así que al acercarse ninguno de los dos tuvo miedo. Más bien se saludaron amistosamente y conversaron. Estamos ensayando con un conjuro para atraer la lluvia y nos salió al revés, dijo un humano de taparrabo blanco. Entiendo, dijo el hipopótamo, pero mi manada muere de sed. Lo solucionaremos cuanto antes, dijo el hombre y se alejó y ambos volvieron a sus asuntos.

Pero luego de tres días más, la sequía continuaba. Desde la aldea de los humanos, que estaba a cien metros de distancia de los lagos, se podía oír el llanto de los hipopótamos sedientos. Eran gritos cortos y agudos que sonaban como Hip, Hip, Hip. Preocupados, los hombres y mujeres de la aldea propusieron a los hipopótamos hacer un hechizo en conjunto. Tal vez la energía de todos al mismo tiempo hiciera volver el agua. Los animales aceptaron.

Entonces, con los hipopótamos frente a ellos, los hechiceros de la aldea elevaron sus cantos al cielo, agitaron los brazos y cerraron los ojos. Se hizo un silencio absoluto y el tiempo se paralizó por un segundo.

Cuando abrieron los ojos, los hipopótamos ya no estaban ahí. Los humanos se desilusionaron al pensar que algo había salido mal. De pronto un sonido que inició en sus estómagos subió hasta salir por sus bocas en forma de Hip, Hip, Hip. Y entonces se dieron cuenta de que, de alguna forma, habían logrado introducir a los hipopótamos en sus panzas. Y seguían llorando de sed.

Mucho tiempo después, unos investigadores que pasaban por ahí notaron que los pobladores tomaban agua justo después de emitir ese sonido de Hip. Al preguntarles, les contaron que lo hacían para calmar la sed de los hipopótamos de su interior. Los estudiosos lo interpretaron como una metáfora curiosa.

Qué gracioso, pensaron, y al llegar a casa comenzaron a imitar esa conducta, a la que habían llamado hipo. Y sus hijos, que observaban, también lo hicieron, al igual que sus nietos y bisnietos. Desde entonces se dice que cada vez que alguien tiene hipo debe tomar agua para calmar la sed de los hipopótamos que viven en su panza.


Todas las historias e ilustraciones son propias. Mira este y más dibujitos en la galería.
Anuncios

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s